blog
Por, sdfasd 02/09/2022

¿Qué le pasa a Jack Harper? | Todo sobre el Racing en racinguismo.com

Los aficionados racinguistas estánmuy preocupados sobre lo que ocurre con el hispano-escocés Jack Harper y existemucha desinformación sobre su situación médica.

Quizá el alarmismo se ha disparado alreferirse en algún medio a su dolencia como una lesión “no deportiva”, pero noes que sea algo psicológico sino que lo calificaron de esa manera al notratarse de un golpe o un daño recibido durante un entrenamiento o partido. Es una dolencia que arrastra desde hace tiempo o congénita, por su morfología o una manera de correr.

El club informó de que Jack Harperpadecía “una reacción de estrés/entesitis en el ligamento sacrotuberoso”.Traducido al lenguaje de la calle es un dolor persistente en la zona de la caderaque limita la movilidad. Una especie de lumbalgia.

La entesitis es un proceso inflamatariode la entesis, el punto donde se insertan tendones y ligamentos en el hueso. Adiferencia de la tendinitis, la entesitis causa un dolor irradiado a lo largodel hueso, provocando un ardor o calor en la zona afectada. Para que deje deestar inflamado hace falta sobre todo reposo. También trabajar en el gimnasiopara que toda la zona muscular esté bien desarrollada de manera equilibrada.

La lesión no le ha surgido de repentea Jack Harper. Las causas de la entesitis son sobreesfuerzo, sobrecargas,movimientos repetitivos en el punto de inserción o golpes reiterados en lazona. Si no se trata bien existe la posibilidad de que se haga crónica, acumulandocalcio y formando hueso nuevo donde antes había tendón. En algunos casos asíllega a requeriruna operación quirúrgica.Es una lesión de diagnóstico poco frecuente yse suele confundir con una tendinitis por lo similar de los síntomas.

¿Qué le pasa a Jack Harper? | Todo sobre el Racing en racinguismo.com

La entesitis afecta generalmente apersonas mayores de 40 años y a aquellos que practican deportes de contacto. Noes frecuente en el fútbol, aunque sí la pubalgia, otra lesión muscular de la pelvis con la que podríamos comparar esta, aunque por la parque posterior.

La entesitis se caracteriza por la inflamación delas inserciones de los tendones en el hueso debido a microrroturas fibrilarescausadas por sobrecarga, así que también es normal que le haya surgido alcomenzar la pretemporada. En el Alcorcón también le ocurrió nada más comenzarel trabajo de preparación de la temporada, primero fue un problema en eltobillo y luego molestias toda la campaña. En un alto porcentaje de casos setrata de una lesión recurrente y eso sería lo preocupante, sobre todo viendo elhistorial de Harper, que ha podido jugar muy poco en los últimos años. Inclusoen el Málaga tuvo molestias recurrentes.

El futbolista de origen escocés llegó al Racing el 6 de julio y hapodido entrenar en el césped muy pocos días. No ha disputado ningún minuto enlos amistosos y todavía no ha sido presentado oficialmente.

El Gefafe le firmó por cincotemporadas, hasta 2024, pagando 1,5 millones de euros en 2019 al Málaga y la del Racinges ya la cuarta cesión del atacante de Fuengirola. No ha disputado ni un minutooficial con los azulones.

Su recuperación podría alargarse todavía un mes más si todo va bien, pero luego tendrá que coger ritmo y es muy probable que estas molestias vuelvana surgir a lo largo de la temporada o sufra recaídas. El curso pasado jugó 537 minutos en todaslas competiciones con el Cartagena y el Villarreal B, pero ningún encuentrocompleto de los 18 en los que estuvo. De momento, el Racing no se plantearevocar su cesión, aunque sí busca un jugador Sub-23 –no quedan fichas paramayores– que pueda reforzar ambas bandas. Quizá con paciencia y una buenarecuperación Harper pueda recuperar el tono y dejar atrás esas molestias que leestán amargando su llegada a Santander. Es una lesión bastante peculiar, pero recuperable. La temporada es muy larga, aunque es una incógnita cuánto tiempo estará de baja ya que depende de la evolución y cada jugador es un mundo y depende de cuál fuese su situación al ser detectada esta dolencia, pero algo así podría alargarse de dos –lo normal– a seis meses. Lleva de baja desde el 24 de julio y siendo optimistas, esos dos meses, se incorporaría para el 24 de septiembre, quizá antes.