blog
Por, sdfasd 28/03/2022

Se quedaron con lo puesto antes de empezar el Dakar

SEXTA MARCHI/DAKAR

El mismo día que empezaba el Dakar, Camélia Liparoti y Xavier Blanco se enteraron que todas sus pertenencias se habían quemado pero de repusieron y pudieron acabar el Dakar en una gran 6ª plaza entre casi 40 prototipos ligeros

"Desde pequeño siempre soñé con el Dakar. Mi carpeta del colegio estaba llena de fotos del Nissan Fanta Limón, el Range Rover Camel, y muchos otros. También tenía toda la habituación forrada”, relata Xavier Blanco, un enamorado del Dakar que ya de mayor, tras muchos años de experiencia de piloto en el ámbito nacional, decidió cumplir su sueño dakariano como copiloto. Desde el 2019, siempre ha sido navegante en la categoría de vehículos ligeros, Side by Side. Guió hacia la meta a José Antonio Hinojo en 2019, con un octavo lugar. Y en 2020 acompañó a un mito de los rallies como Chus Puras en su debut en el Dakar, conquistando la sexta posición. Pero desde hace un tiempo buscaba acabar con el mal sabor de boca con el que terminó el Dakar de 2021. En esa edición, Xavier se convirtió en noticia porbajarse del vehículo pilotado por Ricardo Ramilo en el kilómetro 170 de la etapa 11, viendo como su piloto se negaba a parar para ir a por él y continuaba con su marcha.

Se quedaron con lo puesto antes de empezar el Dakar

“Tenemos todo lo de correr, así que vamos a Ha’il y cuando lleguemos allí nos buscamos la vida”. Así fue como Xavi Blanco y Camélia Liparoti decidieron iniciar el Dakar 2022 pese al incendio de todas sus pertenencias. ¡Todas!.

“Yo solo tenía un mono de carreras, una camiseta y un pantalón corto. En el camión estaba el segundo mono, el segundo casco, el portátil, el móvil de empresa, el saco de dormir de -20 grados que ni llegué a estrenar… todo”. Incluso estaba el pasaporte de Liparoti.

Por suerte, participaban dentro de la estructura de X-Raid, que le dejó una tienda de campaña, un saco de dormir, una colchoneta, algo de ropa y otro mono de carreras. Además, Walter, el chofer del camión quemado, fue a Ha’il a comprarle una toalla, chanclas para la ducha y una muda a Xavi y lo que necesitaba Camélia, que optó por pasar a dormir en hotel desde entonces. Xavi, al llegar al vivac cada día, debía acudir a la lavandería del Dakar para darle a su mono un golpe de lavadora y secadora para tener un traje disponible cada día.

Con la carrera ya empezada, el catalán le recordó a Liparoti que había comprado unas tabletas de chocolate negro. “Pero estaban en el camión...”, lamentó. “Ya no me acordaba del camión”, le dijo Liparoti, a la que la propia carrera le quitó de la mente el sufrimiento inicial.

Un resultado para enmarcar

Pese a las complicaciones, ambos lograron finalizar el Dakar en la sexta posición de la general de T3 de los 37 pilotos que conformaban dicha categoría. Gran resultado para la llamada ‘pink panther’ del Dakar y el ex copiloto de José Antonio Hinojo y Chus Puras. Especialmente, después de cómo había empezado el Dakar para ellos. No se rindieron, haciendo gala de su gran espíritu dakariano.

“Yo arrastraba lo del año pasado y llegar en la 6º posición de T3 con un proyecto nuevo de Yamaha y todo lo que había pasado... Estoy súper contento. Camélia sigue contando conmigo de copiloto para hacer más carreras este año, ya me ha pasado calendario”, expresó Blanco a este diario, esperando que pronto se pueda conocer el verdadero motivo de la explosión e incendio del que debía ser su camión vivienda, algo que las autoridades francesas van a investigar.

Tags
Mostrar comentarios
Al minuto
ULTIMOS VIDEOS