blog
Por, sdfasd 15/05/2022

La escasez de productos por la pandemia aún no termina, y es mejor acostumbrarnos

La Gran Interrupción de la Cadena de Suministro es un elemento central de la extraordinaria incertidumbre que sigue rodeando a las perspectivas económicas mundiales. Si la escasez persiste hasta entrado el próximo año, podría provocar un alza de precios en una serie de productos. Desde Estados Unidos hasta Australia, los bancos centrales debaten el nivel de preocupación que deben mostrar por la inflación pero también deben considerar una pregunta que nadie puede responder con total certeza: ¿la escasez y las postergaciones son meramente percances temporales que acompañan la reanudación de las actividades comerciales o algo más insidioso que podría durar hasta bien entrado el próximo año?

“Hay una incertidumbre real”, dijo Adam S. Posen, exmiembro del comité de política monetaria del Banco de Inglaterra y actual presidente del Instituto Peterson de Economía Internacional en Washington. La normalidad podría llegar “dentro de un año o dos”, agregó.

La escasez de productos por la pandemia aún no termina, y es mejor acostumbrarnos

En marzo, mientras los precios de los envíos mundiales se disparaban y muchos productos comenzaban a escasear, la creencia popular era que el problema se había generado por un excedente en los pedidos, lo que reflejaba cambios extraordinarios en la demanda. Los consumidores en Estados Unidos y otros países ricos usaron los confinamientos pandémicos como un estímulo para comprar consolas de videojuegos y bicicletas estáticas para sus casas, lo cual saturó a la industria de la paquetería con cargamentos y generó que se acabaran los suministros de muchos componentes. Después de algunos meses, muchas personas supusieron que las fábricas iban a ponerse al día con la demanda y los barcos iban resolver el retraso en los pedidos pendientes.