blog
Por, sdfasd 02/03/2022

Jon Rahm destapa las fisuras de la FedEx Cup | Marca

"Algo no cuadra cuando estás decepcionado y acabas de ganar cinco millones de dólares", dijo Jon Rahm el domingo, tras ser segundo en el The Tour Championship, el torneo que definió la FedEx Cup y en el que, a pesar de dar tres golpes menos que Patrick Cantlay, el título fue para éste, motivado por el bonus de golpes (-10 por -6 de Jon) con el que llega el ganador a este torneo. Todo el mérito para el de Long Beach, lo que no evita algunas preguntas.

El sistema, creado hace tres temporadas, no termina de convencer. Es una fórmula para proteger la presencia de todas las estrellas en los dos torneos anteriores, The Northern Trust y BMW, dotados ambos con 9,5 millones de dólares a repartir, pero es imperfecto. No premia la regularidad -como ejemplo, Jon ha acabado en 14 de los 18 torneos en los que ha coincidido con Cantlay por encima de él- y tampoco al mejor golfista del año según los números: el de Barrika ha liderado las estadísticas de menos golpes de promedio, la de golpes 'robados' al campo y la de cantidad de 'birdies', tres estadísticas que sí son consideradas. Incluso, el ránking mundial lo contempló como victoria compartida con Kevin Na para sus cuentas (igual que le pasó a Schauffele en 2020)

No se conoce lo que realmente quieren hacer las autoridades del PGA Tour con este desenlace, que cualquier día también puede arruinar el espectáculo. La diferencia de golpes a favor del que llega líder puede arrojar cualquier día que para el viernes se haya acabado la competición.Lo único confirmado es que se estudian cambios