blog
Por, sdfasd 04/11/2022

Así es el día a día de la policía montada rusa en invierno (Fotos)

Hace -13°С (8,6°F) en el exterior. Una mujer mayor con un paraguas camina por una pequeña plaza ajardinada, mirando al suelo. Levanta la cabeza y ve a una joven con uniforme de policía que conduce un caballo gris.

“Puedes acariciarlo, no te va a morder”, dice con una sonrisa radiante Elena Agárkova, sargento mayor de policía y jinete de la primera sección del primer pelotón de la primera compañía del primer batallón de caballería (¡sí, así son los rangos en la policía montada!). "Oh, vamos, me da miedo", responde la mujer, pero su mano ya está extendida para acariciar el hocico del caballo.

Antón Belitsky

Según Elena, cuando sale a patrullar, las personas mayores, las familias con niños y los turistas extranjeros se alegran de ver un caballo y preguntan si pueden acariciarlo o posar para una fotografía.

Cómo ingresar en la policía montada

El Primer Regimiento Operativo (Policía Montada), en el que prestan servicio Elena y su caballo Diktator [Dictador], fue creado por el Ministerio del Interior hace más de 40 años, en 1980. Su función es garantizar el orden en los grandes eventos públicos: mítines, grandes conciertos y festivales, partidos de fútbol, etc.

Antón Belitsky

Unos 250 caballos prestan servicio en el regimiento. Se seleccionan de las mejores ganaderías de Rusia. Uno de los caballos, Zolotoi Luch [Rayo de Oro], fue un regalo del presidente ruso Vladímir Putin en 2018.

Normalmente, se seleccionan para el regimiento caballos de tres o cuatro años de ambos sexos con lomos bien desarrollados. Los caballos nacidos en un mismo año reciben nombres que empiezan por la misma letra del alfabeto: Kurier [Correo], Kovboy [Vaquero] y así sucesivamente.

Antón Belitsky

Se necesitan varios meses para entrenar a un caballo para las tareas policiales: personal especialmente cualificado enseña a los caballos a llevar una silla de montar, a saltar obstáculos, a no tener miedo de las multitudes en la calle o del ruido ambiental, etc.

El adiestramiento de los oficiales a caballo dura de nueve a doce meses. Para los hombres, es obligatorio haber servido en el ejército. Al principio, los aspirantes a oficiales a caballo se someten a controles médicos y psicológicos. Los médicos deciden la duración de su entrenamiento con los caballos: suelen ser tres o seis meses, dice Yelena Agárkova. Pero eso es sólo el principio.

Antón Belitsky

Al principio, a los oficiales montados en prácticas se les enseña a montar a caballo, a ensillar un caballo, a colocarle tacos (es decir, a ponerles tacos especiales antideslizantes en las herraduras) y a desarrollar una relación con él. El entrenamiento incluye caballos de diferentes temperamentos, desde los más impetuosos hasta los más tranquilos, para que los novatos puedan aprender a llevarse bien con caballos de todo tipo

Así es el día a día de la policía montada rusa en invierno (Fotos)

Por supuesto, no todo el mundo supera con éxito estas prácticas.

Antón Belitsky

“A cada aprendiz se le asigna un caballo que tiene que cuidar y limpiar, entre otras cosas. Ha habido incidentes de aprendices que se han negado a limpiar su caballo, alegando: ‘No es mi trabajo, no voy a limpiar’, y han abandonado. En una ocasión, una chica era alérgica a la crin de caballo, por lo que no pudimos aceptarla y se incorporó a un batallón sin monturas”, explica el mayor de la policía Viacheslav Frantsuzov, subcomandante de la compañía en el regimiento especial.

Los aprendices de la policía montada pasan a un centro de formación donde reciben estudios operativos, jurídicos y militares. Al final, realizan un examen y entran en servicio.

Antón Belitsky

Un día en la vida de un agente de la policía montada

Es el cuarto año de Elena en la policía montada. Fue a la escuela de policía, tras iniciarse en la hípica desde muy joven junto a su hermana gemela, que también trabaja en el regimiento.

“Vinimos de aquí de viaje y de pronto todo pareció encajar. Era una forma de combinar nuestra formación y nuestro pasatiempo favorito. Todo resultó obvio”, recuerda Elena.

Antón Belitsky

Su marido, Mijaíl Agarkov, trabaja junto a ella. Es sargento superior de policía y soldado de caballería de la segunda sección del segundo pelotón de la primera compañía del primer batallón (¡esos títulos de caballería!). Desde muy joven quiso hacer carrera en las fuerzas del orden o en el ejército.

“Antes de entrar en el ejército, también me interesaba la hípica y acabé combinando las dos cosas. No me gusta trabajar en un escritorio, no me veo en una oficina", dice Mijaíl Agarkov.

Antón Belitsky

En la foto, están con dos yeguas: Printsessa [Princesa] (negra) y Skazka [Cuento de hadas] (gris), pero, en el trabajo, suelen estar con “sus” caballos: Elena con Diktator y Mijail con Yerevan.

“Diktator necesita tener un contacto constante con la gente. Es muy sociable e megactivo y no puede quedarse quieto. Si pasas a su lado y no le acaricias, empieza a echar las orejas hacia atrás”, así describe Elena con ternura a su caballo.

Antón Belitsky

Mijaíl utiliza una sola palabra para caracterizar a Ereván: “perezoso”. Bromean entre ellos que todos los caballos se parecen a sus amos y que incluso deben adoptar el estado de ánimo que tengan. Por eso es tan importante acudir al trabajo con la moral alta y darles golosinas.

En un típico día de invierno, los miembros de la policía montada comienzan su turno a las 08:45 de la mañana. Llegan al regimiento, asisten a una reunión informativa en la que se les dan las órdenes del día y, si procede, se les advierte de que deben estar atentos a cualquier delincuente.

Antón Belitsky

Preparan su caballo y recogen todo el equipo esencial que necesitarán: esposas, radio bidireccional, porras, tableta de base de datos electrónica y formularios policiales. Los caballos se cargan en un vehículo especial, un box con espacio para seis animales, y se dirigen al trabajo, normalmente en el bosque o en un parque. Al final de su turno, regresan al regimiento, presentan su informe diario y vuelven a casa.

Cuando están de servicio en eventos públicos (conciertos, manifestaciones o partidos de fútbol) el comienzo de su turno se retrasa. A veces, los miembros de la policía montada actúan en esos eventos a pie, sin sus caballos.

Antón Belitsky

Cómo evitar la congelación a caballo

La policía montada trabaja a temperaturas de hasta -25°C (-13°F). A partir de -10°C (14°F), actúan por turnos: mientras unos están de servicio durante un par de horas, otros se mantienen calientes en un vehículo de personal.

“Nos ponemos calzoncillos largos, ropa interior térmica, jerséis de lana e incluso plantillas y guantes calefactados. A los caballos les ponemos mantas especiales para abrigarse, pero se mueven constantemente mientras estamos sentados, así que no sienten el frío como nosotros. Los pasamontañas también nos ayudan a proteger la cara de la escarcha y el viento helado”, dice Elena, describiendo los principales “trucos de vida” operativos que se utilizan cuando se trabaja en condiciones de frío.

Antón Belitsky

Los Agarkov también pasan todo su tiempo libre con los caballos: practican sus habilidades como jinetes y participan en competiciones de salto de obstáculos que se celebran tanto entre los miembros del regimiento como con los clubes ecuestres.

“A veces es duro estar seis horas de pie con nuestra armadura: es físicamente difícil; a veces hay heladas; y a veces es estresante cuando hay algún tipo de protesta. Pero lo mejor es que no nos limitamos a empujar trozos de papel: Participamos continuamente en eventos de algún tipo, desarrollamos nuestras habilidades ecuestres y tratamos a los caballos como miembros de la familia”, dice Elena Agárkova para concluir.

Centro de Prensa del Ministerio del Interior de Rusia en Moscú

LEE MÁS: ¿Se enfrentó la caballería soviética a tanques alemanes durante la Segunda Guerra Mundial?

La ley de derechos de autor de la Federación de Rusia prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Russia Beyond sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.