blog
Por, sdfasd 16/07/2022

Sucias, drogadas y con sarna: así regresaban a los centros las adolescentes prostituidas por una red en Madrid

Suministraban crack a las adolescentes para que se la fumasen. Suele hacerse con un pequeño tubo de vidrio o de papel albal. Es la forma más barata y adictiva de consumir cocaína. De este modo las convertían en drogodependientes, haciéndolas vulnerables para la red que las prostituía. Las captaban a través de las redes sociales, aunque el padre de una de las víctimas estaba implicado en la trama. Después las convencían para que distribuyesen estupefacientes a bordo de patinetes eléctricos. Cuando estaban enganchadas, ofrecían sus servicios sexuales a los clientes.

Cuatro de ellas ingresaron en la Residencia Especializada de Adaptación Psicosocial Picón del Jarama, en la localidad de Paracuellos (Madrid) y otra en Guadalajara. Tres estaban tuteladas por el Gobierno Regional en el momento de la investigación y otras cuatro habían pasado por centros de este tipo. En total diez chicas fueron liberadas por la Policía Nacional.

Uno de los educadores dio la voz de alarma. Según denunció ante los agentes de la Unidad de Atención a la Familia y la Mujer (UFAM)"una niña de 13 años se fugaba habitualmente y cuando regresaba lo hacía en condiciones de desamparo total, sucia, con aspecto de yonki y sin apenas fuerzas". Activaron los protocolos y le hicieron una analítica. Dio positivo en cannabis y cocaína. También detectaron que tenía la enfermedad de la sarna.

Así comenzó la investigación bautizada como 'Operación Sana'. La menor relató cómo mantenía relaciones sexuales con adultos a cambio de dinero y droga. Esta picazón alérgica proviene de una reacción del órganismo a los ácaros, después de compartir la ropa o la cama con personas infectadas."Cuando llegan a centros de protección a esa edad tienen muchas dificultades para salir de esta situación. Desaparecen constantemente y presentan graves trastornos de conducta. No consiguen adaptarse", señalan los profesionales que les atienden.

Sucias, drogadas y con sarna: así regresaban a los centros las adolescentes prostituidas por una red en Madrid

Los investigadores descubrieron que no era la única. Detrás había una organización criminal. El cabecilla era un hombre ecuatoriano de 65 años. Para captar a las niñas utilizaban a jóvenes como Saymol Fyly -un rapero dominicano de 21 años con más de 154.000 suscriptores en su canal de Youtube. Les hacían creer que eran famososen las redes sociales y que se habían enamorado de ellas. Luego las agredían sexualmente en narcopisos de Vallecas, Usera o el Polígono Marconi en Villaverde.

El calvario de las víctimas

Los investigadores recogieron los testimonios de las víctimas. El líder solicitó en una ocasión los servicios sexuales de una de las chicas y se trasladó en un vehículo VTC hasta la trastienda secreta de una peluquería ubicada en la avenida del Monte Igueldo. El habitáculo no tenía ventilación, en plena pandemia. Allí agredió sexualmente a la menor con otros dos hombres, provocándole lesiones.

Una niña de 13 años relató que había mantenido relaciones con un dominicano de 55 años llamado Santiago. Su padre se la había vendido unos días después a cambio de dos bolsas de cocaína a otro hombre apodado 'el kalifa', miembro de la trama.

Otra chica de 16 años logró escapar después de que un hombre la forzase durante dos días y medio en una vivienda de Vallecas. La madame era una mujer apodada "La Negra". Según consta en las diligencias, aprovechó cuando el hombre dormía para salir y consiguió pedir ayuda en un estanco. Parecía desorientada y tenía dificultades para expresarse, figura en el informe.

En algunas ocasiones, estos abusos se producían simultáneamente por parte de varios hombres, que golpeaban a las menores y las sometían a malos tratos. Algunos de los implicados tenían antecedentes por agresiones sexuales. Los investigadores analizan el contenido de unas cámaras de fotografía que fueron encontrados en los registros domiciliarios en busca de material pornográfico.

La Comunidad de Madrid se va a personar como acusación particular en la causa. En el operativo fueron desplegados más de 150 agentes, que en los registros domiciliarios encontraron drogas, una pistola y un machete. Ocho de los implicados han ingresado en prisión provisional. Están acusados de agresión sexual, prostitución de menores, detención ilegal y delitos contra salud pública.

MÁS