blog
Por, sdfasd 01/10/2022

La foto de Clarissa Ward es imprecisa; la periodista explica su cambio de atuendo

Clarissa Ward es la corresponsal internacional en jefe de CNN, y cuenta con más de 15 años de trayectoria como reportera en las líneas de frente en distintos conflictos.Foto: @clarissaward

Como de costumbre, el frenesí que se presenta tras un evento noticioso de talla mundial da lugar a una larga lista de imprecisiones. Luego de que los talibanes cercaran Kabul el fin de semana, en redes sociales comenzó a circular una imagen que presentaba a Clarissa Ward, una de las corresponsales más experimentadas de la cadena CNN, con dos atuendos: en el primero de ellos se le ve sin velo, y en el segundo se le ve completamente cubierta por uno de color negro.

Usuarios de redes sociales rápidamente interpretaron esto como una consecuencia de la inminente llegada de los talibanes a la capital de Afganistán, una idea que fue ampliamente replicada por medios de comunicación. Sin embargo, esta interpretación -aunque no es descabellada dado el trato misógino de estos milicianos durante las últimas tres décadas a las mujeres en el país-, resulta imprecisa.

Ward no se cambió de vestuario de la noche a la mañana por la llegada de los talibanes: en realidad, siempre tuvo que cambiar su atuendo y llevar un velo cuando salía a la calle, como ella misma comentó.

La foto de Clarissa Ward es imprecisa; la periodista explica su cambio de atuendo

“El meme es inexacto. La foto superior se tomó dentro de un recinto privado. La inferior se dio en las calles, con los talibanes de Kabul. Siempre usé un pañuelo en la cabeza en la calle en Kabul anteriormente, aunque no con mi pelo totalmente cubierto. Así que hay una diferencia, pero no tan marcada”, dijo la periodista en Twitter.

Vea también: Cinco puntos para leer lo que pasa en Afganistán

“De informar a color a taparse con el ‘chador en 24 horas”, tituló el diario ABC de España. En realidad, las periodistas siempre tuvieron que cubrirse mientras estaban en la calle.

Con esto no se trata de absolver a los talibanes de su maltrato hacia las mujeres, solo precisar los hechos como se presentaron en realidad. Con el retorno de los milicianos al poder, las mujeres se enfrentan a un futuro incierto. No se sabe si, en este segundo régimen, los talibanes instalarán el mismo aparato represivo con el que minimizaron a la mujer durante cinco años. Ya hay testimonios que sugieren el regreso de las prohibiciones a circular, a trabajar, a estudiar y a vestirse como quieran, entre otras.

Sobre la pregunta de cómo hace Ward para circular en las calles de Kabul, hay que resaltar que la reportera va escoltada a hacer sus reportajes por los mismos talibanes, quienes no permiten que se despegue de su lado. Y como ella explica, su trabajo no está exento de riesgos. “El espíritu de bienvenida solo se extiende hasta cierto punto, y mi presencia pronto crea tensión”, declaró en uno de sus reportajes.

Si quiere saber más sobre el panorama para las mujeres afganas tras la toma de Kabul por parte de los talibanes, lo invitamos a leer Catálogo del horror: a esto se enfrentan las afganas con los talibanes