blog
Por, sdfasd 07/07/2022

Aurembiaix, la firma de la que todo el mundo habla en Barcelona, es pura historia de la moda

ESPÍA
Sus artífices, Flor y Chloe, vienen del mundo del estilismo y en su primera colección revisan piezas históricas con una (fascinante) mirada contemporánea, empezando por el corsé y siguiendo con el gambesón

Por Patricia MorenoAurembiaix, la firma de la que todo el mundo habla en Barcelona, es pura historia de la moda Aurembiaix, la firma de la que todo el mundo habla en Barcelona, es pura historia de la moda

“Una vez, de fiesta, estuvimos toda la noche juntas hablando y Chloe me propuso empezar una colección juntas”. Así, como cuenta Flor, se escribe la historia de Aurembiaix, la nueva firma de moda de la que todo el mundo habla en Barcelona. Y que este dúo considera su “propio lenguaje”. Uno que cobra forma de piezas artesanales con una personalísima impronta entre la Belle Époque, la Jeanne Lanvin de los años 20 y la moda utilitaria de dos décadas después al tiempo que hace un ejercicio de recuperación de la indumentaria medieval. Pura historia de la moda.

No es para menos. Formada en el London College of Fashion, Chloe ha trabajado en rodajes de época, diseñado vestuario para cine, teatro y performance, formado parte del departamento de sastrería del Gran Teatre del Liceu y asistido a un figurinista de ópera. Por su parte, Flor estudió Bellas Artes en Wimbledon College of Arts, donde se especializó en performance y, como dice, “de forma natural” empezó a colaborar con amigos fotógrafos hasta consolidarse como estilista. Ahora, sus caminos convergen en esta propuesta de moda. “Es un sueño de siempre y ahora tenía ahorros”, dice la primera sobre por qué ahora.

“Buscamos un nombre de mujer, catalán y medieval”, plantean sobre el naming de la firma. “Recordé que mis padres alguna vez de pequeña me habían comentado que les gustaba para mí el nombre de Aurembiaix. Fue el de la Condesa de Urgell en la Cataluña Medieval. Nos acabó de convencer porque en latín aurem es oro y biaix en catalán es biés. Nos gusta que signifique biés dorado”, arguye Flor, en una muestra más del aura historicista de su proyecto.

Aurembiaix, la firma de la que todo el mundo habla en Barcelona, es pura historia de la moda

Se han lanzado a recuperar el corsé con una mirada actual. “Es una pieza que me empezó a fascinar escultóricamente hace unos años por su carácter artesanal. Desde el punto de vista de portadora contemporánea, te da la libertad de darle otra forma a tu cuerpo”, comparte Chloe, que asegura: “Por ejemplo, a mí y a Flor nos gusta reducirnos el pecho con el corsé. Te da la sensación de tener el control de tu silueta. A mí, personalmente, me gusta que también me mantiene la espalda recta. A cada persona le gustarán diferentes aspectos de la pieza. Hemos hecho cuatro variaciones de corsés a partir de un diseño de finales de siglo XIX: uno alargado a vestido, otro confeccionado en tricot, un tercero cuenta con tirantes ajustables y el último tiene las mangas y el cuello a conjunto”.

Más allá del corsé, por el filtro de Aurembiaix pasan también otras piezas antiguas como el gambesón, “una chaqueta acolchada de soldado medieval, que nos recuerda a un plumón actual y lo hemos rellenado de lana que Flor cardó”, o el doublet medieval, que en fusión con una americana actual compone su “look de oficina”, como expone Chloe, que sigue: “A la hora de nombrar las prendas hemos querido utilizar los mismos términos que se hubiesen utilizado originalmente para referenciarlas”.

Preguntadas por la óptica consciente del proyecto, transmiten: “Sinceramente, somos dos chicas con algunos ahorros que hacemos casi todo. La sostenibilidad está integrada en nuestras formas de hacer, al ser todo artesanal y a pequeña escala. Creo que se trata sobre todo de no sobreproducir; lo vamos a hacer todo por encargo. Encontramos la mayoría de los tejidos en stocks de fábricas y priorizamos los de fibras naturales. Estos son finitos, lo que implica que habrá un número limitado de piezas iguales e irán cambiando de tejido. No compramos materiales ecológicos porque no tenemos el presupuesto de momento, pero si el proyecto sigue hacia adelante empezaremos a incorporarlos”.

Todas las piezas las han diseñado y patronado ellas mismas. Pero han contado con una red de talentos que han querido involucrarse en el proyecto. Así lo relata Flor: “En la confección de las piezas del desfile, Norbelly Londoño, una compañera de Chloe del Liceu, nos ayudó a coser prendas con su experiencia en sastrería de época. Ahora mismo estamos buscando modistas en Barcelona para que nos confeccionen los pedidos y poco a poco la idea es crear nuestro propio atelier. Las piezas de tricot las hemos hecho con Mónica Noguero, que tiene un taller artesano especializado en esta técnica en la ciudad”. Asimismo, tienen clara la inclusión que atraviesa su política de tallas. “Nos parece muy importante que cualquier cuerpo pueda vestir nuestras piezas, por lo que vamos a ofrecer un tallaje muy amplio. En la web pondremos de la 34 a la 54, pero si hay alguien que necesite una talla más grande o más pequeña nos la puede pedir también”.

La presentación oficial, que tuvo lugar en octubre en Barcelona, contó con su amiga, la directora de arte Carlota Guerrero, entre otros nombres del who is who creativo de la capital catalana, como la fotógrafa y modelo María Gaminde, quienes decidieron lanzarse a la pasarela. Esta estuvo a cargo del colectivo Sociedad 0, que diseñó el espacio y el concepto del desfile, desplegado en un pasillo de Estudio Wenceslao, el estudio de Guerrero en Hospitalet de Llobregat, e iluminado con las luces de un coche. “La primera imagen de todas las modelos juntas vestidas con nuestra ropa me emocionó mucho: en ese momento vimos todos nuestros diseños como una colección real”, recuerda Flor. Para su compañera, todo se resume en un instante mágico: “Al final, cuando volvimos todas dentro y empezamos a chillar de emoción”.