blog
Por, sdfasd 03/11/2022

Tras cruzar la frontera en Texas, migrantes son trasladados en avión a San Diego. Luego son expulsados a México, de nuevo

A media pista del aeropuerto internacional de San Diego, decenas de padres bajaron lentamente de un avión, muchos con niños en brazos.

Read this story in English

After crossing the border in Texas, migrants are flown to San Diego. Then expelled to Mexico — again.

En lugar de unirse a los pasajeros de otros vuelos en la terminal, los subieron a autobuses blancos de prisión. Algunos de los niños pequeños se agarraban a las barras de las ventanas y apretaban la cara contra el cristal.

Pronto fueron llevados a la frontera entre San Diego y Tijuana, donde fueron entregados a funcionarios de inmigración mexicanos y enviados a una ciudad que la mayoría nunca había visto.

Anuncio

La escena que se desarrolló el miércoles por la tarde es familiar, informada por primera vez por The San Diego Union-Tribune en abril, cuando el gobierno de Biden comenzó a utilizar vuelos para transportar a las familias centroamericanas solicitantes de asilo desde donde la Patrulla Fronteriza las detuvo en Texas a otras partes de la frontera. Esas familias fueron luego expulsadas a México bajo una política pandémica de la administración Trump conocida como Título 42 que el presidente Joe Biden ha seguido utilizando a pesar de las crecientes críticas.

El Título 42, que corta el acceso al sistema de asilo de Estados Unidos, pone a las familias en condiciones similares al programa Permanecer en México de la administración Trump, un programa que Biden condenó enérgicamente.

Los vuelos a San Diego permiten a los funcionarios de Estados Unidos expulsar a las familias que el estado mexicano de Tamaulipas, fronterizo con Texas, no aceptará, pero sí Baja California.

Aunque las expulsiones locales en virtud del Título 42 no han cesado, los vuelos desde Texas se detuvieron en mayo tras una protesta pública y la promesa de los funcionarios de Seguridad Nacional de revisarlos.

Hace unas dos semanas, esos vuelos se reanudaron.

Boletín

Recibe las últimas noticias en español lunes, miércoles y viernes.

Suscríbete a nuestro boletín informativo

Ocasionalmente, puede recibir contenido promocional del San Diego Union-Tribune en Español.

Anuncio

Además de los “vuelos laterales” a San Diego, el gobierno de Biden ha añadido ahora vuelos de expulsión directamente al sur de México, donde las familias son expulsadas rápidamente del país hacia Guatemala.

La medida ya ha sido ampliamente criticada, incluso por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, la agencia de refugiados de las Naciones Unidas.

“ACNUR ha mantenido desde el comienzo de la pandemia de COVID-19 que la protección de la salud pública y la garantía del acceso al asilo son totalmente compatibles”, dijo Matthew Reynolds, representante de ACNUR en Estados Unidos y el Caribe, que ha pedido el fin de la política del Título 42. “Incluso allí donde el COVID-19 ha surgido en ocasiones, muchos países han puesto en marcha protocolos eficaces, como exámenes sanitarios sistemáticos, pruebas y medidas de cuarentena, que han protegido simultáneamente y con éxito tanto la salud pública como el derecho humano a solicitar asilo.”

No parece que la administración Biden vaya a poner fin a la política de Trump en breve. Además de la creciente amenaza de la variante Delta, la Casa Blanca ha mantenido un enfoque en las medidas de disuasión que tienen una larga historia en la frontera sur de Estados Unidos e instó a los migrantes a no hacer el viaje hacia el norte.

Según un portavoz de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, el sector de San Diego de la Patrulla Fronteriza está ayudando a procesar a las personas aprehendidas en el sector del Valle del Río Grande de Texas debido al aumento de los cruces en esa zona.

Alrededor del 40 por ciento de las aprehensiones en julio —aproximadamente 80 300 de algo menos de 200 mil— se produjeron en el Sector del Valle del Río Grande, según datos de la CBP, la agencia matriz de la Patrulla Fronteriza. Algo más del 10 por ciento de las detenciones se produjeron en la frontera de California.

Tras cruzar la frontera en Texas, migrantes son trasladados en avión a San Diego. Luego son expulsados a México, de nuevo

Muchas de esas aprehensiones son de las mismas personas. En virtud del Título 42, los migrantes han hecho cada vez más intentos múltiples de cruzar, lo que infla el número de aprehensiones a mucho más alto que el número real de individuos que tratan de llegar a Estados Unidos.

Mientras que los adultos solteros son el mayor grupo de aprehensiones en toda la frontera, el mayor grupo que cruza en el Valle del Río Grande son las familias. Alrededor del 64 por ciento de los miembros de la familia que fueron aprehendidos por la Patrulla Fronteriza en julio cruzaron en esa zona.

El número total de aprehensiones de miembros de la familia en julio —de 76 056— fue el máximo mensual en lo que va del año fiscal 2021 en toda la frontera, un cambio en el patrón habitual de un pico de primavera en las aprehensiones y la disminución de verano. Pero sigue siendo inferior al pico de aprehensiones de miembros de la familia en mayo de 2019, de 84 542.

Anuncio

Las familias expulsadas recientemente de Texas en la frontera de San Diego contaron al Union-Tribune que los agentes de la Patrulla Fronteriza les mintieron sobre su destino. Les dijeron que se dirigían a un refugio en otra ciudad de Estados Unidos. Las familias expulsadas dijeron lo mismo en abril.

Se dieron cuenta de que estaban de vuelta en México cuando bajaron de los autobuses que los recogieron en el aeropuerto de San Diego y vieron la bandera del país ondeando cerca y la alta barrera fronteriza asomando detrás de ellos.

“Fue horrible”, dijo una mujer hondureña en español, recordando el momento.

El Union-Tribune no la identifica a ella ni a otros solicitantes de asilo expulsados debido a su situación de vulnerabilidad.

Ella formaba parte de un grupo de unas cinco mujeres que habían llegado juntas la semana anterior. Estaban sentadas en círculo sobre colchonetas en el suelo de un refugio en la iglesia Templo Embajadores de Jesús en Tijuana, recordando su experiencia más reciente mientras una trenzaba el pelo de su hija.

Cuando se les preguntó cómo habían explicado su nueva situación a sus hijos, las mujeres no pudieron hablar y rompieron a llorar.

“Son muy inocentes”, consiguió decir finalmente una mujer. “Fue difícil explicárselo”.

Recordaron cómo sus hijos lloraron de hambre en su viaje desde las celdas de detención en Texas hasta Tijuana. Dijeron que los sacaron de las celdas a primera hora de la mañana, cuando todavía estaba oscuro. Los entregaron a los funcionarios de inmigración mexicanos por la tarde, en una zona horaria dos horas más tarde de donde empezaron. En todo ese viaje, dijeron, solo les dieron comida una vez, en el avión.

Una vez bajo custodia mexicana, recibieron un pequeño kit de comida por familia que contenía una botella de agua, un jugo, atún y una galleta, dijeron. Permanecieron bajo custodia mexicana hasta última hora del día, y no llegaron al refugio hasta pasada la medianoche.

Anuncio

Se sintieron engañados y humillados.

"¿Sabes qué fue lo más humillante? Nos quitaron los cordones de los zapatos y los lazos del pelo”, dijo una mujer nicaragüense que viajaba con su marido y sus hijos. “Teníamos el pelo suelto y desordenado, y estábamos sucios, completamente sucios”.

Los hombres fueron esposados al bajar del avión, dijo otra.

Lo que más molestó a una tercera mujer fue no poder dar a sus hijos ropa limpia para cambiarse.

“Los niños son los que más sufren”, dijo.

Todas las mujeres dijeron que no podían volver a sus países, que no tenían más remedio que huir.

Una de ellas contó que su propio hermano la había amenazado, un síntoma de la lucha de Honduras contra la corrupción y la violencia de las pandillas. También perdió su casa por las inundaciones provocadas por los huracanes a finales de 2020.

Otra huyó de la intensificación de la situación política en Nicaragua, donde el presidente en funciones ha encarcelado a sus rivales mientras se acercan las próximas elecciones. Su hermana también huyó y cruzó a Estados Unidos un día antes que ella. La hermana no fue expulsada.

“No entiendo cómo Estados Unidos selecciona quién puede solicitar asilo”, dijo la mujer.

Anuncio

Es una pregunta que los migrantes se hacen desde que Biden asumió el cargo y las políticas fronterizas son cada vez más incoherentes.

El miércoles, cuando los autobuses con familias de inmigrantes salieron del aeropuerto, el autobús principal se dirigió a la frontera. Un segundo autobús, junto con un trío de furgonetas más pequeñas, se dirigió a la estación de la Patrulla Fronteriza de Chula Vista.

Los agentes descargaron a las familias, incluidos los niños pequeños, en un corral de retención al aire libre en el estacionamiento de la estación. Permanecieron allí bajo el calor, a más de 80 grados, hasta que los agentes se dieron cuenta de que un fotógrafo del Union-Tribune estaba tomando fotos. Entonces, los agentes trasladaron a los inmigrantes fuera de la vista.

Poco después, ese segundo autobús siguió el camino del primero a través de una puerta hacia la parte comercial del puerto de entrada de Otay Mesa.

Algunas de las mujeres del refugio de Embajadores recordaron que su autobús se detuvo en una estación de la Patrulla Fronteriza. Dijeron que no las bajaron del autobús.

La Patrulla Fronteriza no respondió a las preguntas sobre las condiciones que las familias dijeron haber experimentado o que el Union-Tribune observó.

En un discurso en la frontera de Texas el jueves, el Secretario de Seguridad Nacional Alejandro Mayorkas promocionó los vuelos como parte del plan de cuatro partes de la administración con respecto a la migración en la frontera suroeste.

“Nos enfrentamos a un serio desafío en nuestra frontera sur”, dijo Mayorkas, “y el desafío es, por supuesto, más agudo, más difícil debido a la pandemia de COVID-19. También se ha hecho más difícil por el hecho de que la administración anterior desmanteló nuestro sistema de asilo.”

“Tenemos un plan, estamos ejecutando nuestro plan, y eso lleva tiempo”, añadió. 

Anuncio

En abril, el albergue donde se alojaba el grupo de mujeres acabó recibiendo a muchas de las familias expulsadas de los vuelos de Texas. Cientos de esas familias permanecen en la iglesia, dirigida por el pastor Gustavo Banda Aceves.

Esta vez no ha podido acoger a tantas, en parte porque su albergue se estaba recuperando de un brote de varicela. Ahora, está preparado para empezar a recibir más desde los vuelos.

Pero incluso cuando los funcionarios mexicanos llevan a las familias a otros refugios, a menudo terminan caminando hasta el suyo, dijo el pastor, debido a las condiciones de algunos de esos otros refugios.

Casi de improviso, una mujer guatemalteca con su hijo atado a la espalda y un hombre hondureño que llevaba a su hija de la mano se acercaron a Banda Aceves para pedir un lugar donde quedarse.

“No tengo nada más que hacer que ayudarles”, dijo Banda Aceves, enviando a la pareja a buscar comida a la cocina del refugio.

El jueves, tenía algo más de 700 en su refugio, pero preveía que esa cifra llegaría pronto a 1000 con las nuevas llegadas.

Para los recién expulsados, hay pocas opciones para intentar conseguir protección en Estados Unidos.

Las negociaciones a partir de una demanda de la Unión Americana de Libertades Civiles crearon temporalmente un programa de exención que permitía a las familias acudir a los puertos de entrada en momentos concretos y ser procesadas en Estados Unidos. Cuando el gobierno de Biden volvió a prorrogar el Título 42 en julio, la ACLU decidió reactivar esa demanda, y el programa se cerró a principios de agosto.

Un segundo programa de exenciones del Título 42 dirigido por un grupo de organizaciones internacionales sin ánimo de lucro comenzó recientemente en Tijuana y está previsto que se prolongue hasta agosto. Esas organizaciones también quieren que se acabe la política de pandemia, por lo que han dicho que no continuarán con el programa más adelante en el año.

Lee Gelernt, el abogado principal en el caso de la ACLU, criticó al gobierno federal por poner fin al programa de exención, diciendo que estaba salvando vidas.

Anuncio

También se apresuró a condenar el regreso de los vuelos de expulsión.

“Ya era bastante malo cuando la administración expulsaba a la gente inmediatamente a través de la frontera para que cayera en manos de los cárteles”, dijo Gelernt, “pero ahora la administración también está volando a individuos desesperados muy lejos y simplemente los abandona allí".

Más de UT en Español

Zalatoris y Day superan a Rahm y lideran en San Diego

Will Zalatoris y Jason Day rebasan a Jon Rahm y a Justin Thomas en Torrey Pines para compartir la cima en el Farmers Insurance Open

El gran cambio: Más de 700 mil clientes de electricidad comienzan a pasar de SDG&E a programa de energía comunitaria

Los clientes residenciales de cinco ciudades pasan a utilizar la energía comunitaria de San Diego a partir de febrero.

¿Tienes pruebas de que el catalizador es tuyo? Carlsbad toma medidas contra el robo de codiciado dispositivo

La ciudad es la primera en el condado en atacar a los infractores con amenazas de multas y penas de cárcel.

‘La prensa era su familia’: Periodista de Tijuana asesinada es enterrada mientras se nombra un fiscal especial

Un hermano de Lourdes Maldonado dice: “Esperamos que esto signifique algo y cambie algo en este mundo corrupto que tenemos”.

Opinión: Los asesinatos de periodistas en Tijuana obligan a algo más que a nuevas promesas vacías del gobierno mexicano

Tal urgencia debería haber existido el año pasado, cuando ocho periodistas fueron asesinados en México.

Heces falsas ayudan a búhos adaptarse a un nuevo hábitat

Los científicos recurren a algunos trucos para ayudar a que los búhos reubicados no se sientan solos en su nuevo hogar, reproduciendo sonidos de búho y esparciendo heces falsas

Chula Vista dice que Republic Services ‘está creando otro desorden’

Camión de cemento volcado en la I-8 en Mission Valley congestiona el tráfico

La oleada de COVID-19 en San Diego parece haber alcanzado su punto máximo

Chula Vista rechaza el proyecto de hospital psiquiátrico tras una gran oposición de la comunidad