blog
Por, sdfasd 08/09/2022

El futuro de la moda pasa por su pasado

080 Barcelona Fashion
PorRAFAEL MUÑOZ(@munoz_rafa)

Nos vamos al cementerio, pero no estamos de luto. No es serio este cementario. Ángel Vilda, director creativo de Brain&Beast, quiere decir su último adiós a tabúes, prejuicios obsoletos y miedos. “Me he imaginado un grupo de chicas bien, chicas de clase alta que van a enterrar a una señora. Esa señora es un tótem y vamos a quemarlo, a quemar lo malo, quemar tabúes. Y esas chicas bien que se van a transformar en chicas mucho mejor”.El futuro de la moda pasa por su pasado El futuro de la moda pasa por su pasado

Sus chicas bien se visten de burguesas, con prendas de estilo afrancesado. Son rebeldes y hacen lo que no se espera de ellas. Llevan faldas tubo, a la rodilla, sobrefaldas encima de unos pantalones. Algunas se ciñen marcando las curvas, otras se inventan volúmenes geométricos para ocultar el cuerpo. Ellos también llevan falda. Pero, ojo, con un mensaje. Son hombres anuncio que venden mensajes que ya deberían haber calado en la sociedad. Por ejemplo: ‘¿Eso es de chico? ¿Eso es de chica? Explícame lo que eso significa’ o ‘Ser libre, vestir como quieras. No importa el sexo. No existen barreras’. “Esa barrera de géneros yo la veo difusa desde hace más de 40 años. Esas ideas preconcebidas están fundamentadas en nada. Y lo que hacen básicamente es discriminar para mantener un orden que es relativo porque el verdadero orden es la libertad”.

Dice Vilda que un chico como más guapo está es con un vaquero y una camiseta, y estas dos prendas recorren la pasarela en distintas versiones. Vemos jeans en dos colores, hechos con retales, con varias cinturillas que hacen el talle tan alto que parece un corsé. Las camisetas, como siempre, llevan logos convertidos en llamadas de atención, críticas al sistema o pedorretas a lo políticamente correcto. Esta prenda es un básico del armario Brain&Beast y algunas son ya iconos de la moda española.

Hay guiños lenceros con sostenes que se llevan a la vista o en la mano, como un grito de libertad. Colores, todos. Tejidos, casi todos. Algunos nuevos y otros viejos amigo. Vilda recupera el tweed porque Coco Chanel es uno de sus iconos. “El tweed me fascina y hace referencia a esas señoras bien. Y el encaje, que es la primera vez en mi carrera que lo utilizo. ¡Insisto, no me gusta cerrarme, ni imponerme mis propios tabúes! Por ejemplo, he utilizado algunos tejidos del revés, aunque el derecho sea más bonito, pero solo para llevar la contraria”.

La colección se titula ‘Première. Demi Couture, vol 1.’. “Es la primera parte de la colección que presento en Madrid en una semana. Es como la precuela. Esta vez sí hay conexión entre las dos, son complementarias”.

El futuro de la moda pasa por su pasado

El diseñador se ha guardado una sorpresa para el final. Al terminar el desfile ha revelado que en la pasarela ha mezclado prendas nuevas con otras de la colección que presentó en Circuit en 2004. “¡Cuando me digan que les gusta una pieza o que que guay es esta otra les diré que esto es lo que hacía cuando empezaba y nadie me hacía caso”. Al menos en moda resulta irresistible mirar al pasado, e incluso mirarse al ombligo.

Es la segunda vez que Vilda hace doblete y forma parte de los calendarios de 080 Barcelona Fashion y MBFWMadrid. Fue un acierto. Las cosas, cuenta, van muy bien y las ventas han aumentado. El domingo 7 de julio presenta Taboo y la expectación es máxima. No es el único que se desdobla en cada temporada. Custo Barcelona también hace dos desfiles, pero estrena las colecciones en Madrid. Brain&Beast, sin embargo, hace dos trabajos distintos. Un esfuerzo considerable que, como cuenta, ha tenido recompensa.

Antes fue el turno de la casa Antonio Miró con Albert Villagrasa en la dirección creativa desde hace 15 años. No es tarea fácil trabajar a la sombra de uno de los iconos del diseño español que conquistó medio planeta con una nueva moda para hombre. Pero Villagrasa lo hace, y muy bien. Precisamente en esta colección hay mucho del señor Miró. Se advierte en el color y en algunas prendas, como los trajes con bermuda. Si al fundador de la casa le inspiraba David Hockney su sucesor toma como referencia la obra de Helen Frankenthaler. “Me encantaron sus cuadros gigantes que parecen acuarela pero son óleos. Me robó el corazón. No me pude comprar ninguno y decidí tomar prestada su paleta de color”, revela.

Tras dos temporadas de sobriedad cromática el color marca la nueva colección y, de paso, el desfile que está estructurado en bloques. “Empiezo con combinaciones de amarillo, camel y blanco y luego entran negros, marino, cielo y fucsia”.

El diseñador propone superposiciones del mismo color o con tonos diferentes: unas veces combinando hasta dos chaquetas y otras colocando una sobrefalda de aire torero encima de unos pantalones. Los cortes limpios y las texturas naturales conforman una colección limpia, refrescante y joven.

El atuendo para ir a trabajar ha cambiado a la par que la sociedad con la llegada de nuevos empleos y nuevas generaciones. El estilo work se aleja del traje convencional para abrazar una estética más casual, a veces inspirada en los Boy Scouts y otras en la ropa deportiva. “Todos los pantalones llevan el patrón clásico pero van con cintura elástica, como los llevamos todos ahora”.

Las gabardinas de nylon, las camisas desestructuradas, las chaquetas de camuflaje rebajan la seriedad de los trajes más tradicionales. Las chaquetas rejuvenecen sobre monos de pantalón corto y destaca el denim decorado con tops gigantes de colores, fruto de una colaboración con el artista urbano Txemy. Las flores sobre fondo blanco o negro tiñen bermudas y trajes más llamativos, caprichos de autor que aportan frescura a la colección. Es la segunda vez que artista y diseñador trabajan juntos. La primera fue en 2006 cuando la casa volvió al calendario de la pasarela barcelonesa.

Del armario masculino salen los trajes para mujer, las camisas y las corbatas. Y en la pasarela conviven las dos versiones, chico y chica. Para ellas no faltan los corpiños, una de las señas de la casa, vemos en negro o kaki sobre camisas. Llaman la atención los vestidos XXL en tejido suave y vaporoso que parece volar sobre la pasarela, siempre tintados con tonos vitamina. Apenas hay estampados. Vemos uno pequeño, de esos que parecen salir del archivo de la casa, y otros más arty, decorando prendas muy veraniegas. Verano para escoger entre Mar y Montaña, título de la colección.

Para la noche Villagrasa viste al hombre con una nueva expresión del traje: chaqueta negra sobre mono largo en rojo intenso. Para ellas, chaquetas cruzadas con doble botonadura que esconden una cascada de plumas negras que caen bajo el bajo.

Villagrasa y Vilda son dos de los diseñadores más laureados en 080 Barcelona Fashion. El primero lo ha ganado en tres ocasiones. “Los premios son como una palmadita en la espalda pero con ellos no se come”, dice. Se come vendiendo y por eso hay que hacer ropa que se venda, hay que mantener al cliente de toda la vida y atraer a uno nuevo, hay que buscar ese equilibrio.

La firma Antonio Miró cumple 40 años y 40 ediciones el premio L´Oreal que se otorga en Madrid y que el catalán ganó en septiembre de 1999, la primera vez que se concedía, y en 2001. La firma de belleza prepara un desfile especial para el día 10 de febrero con las modelos ganadoras del premio y los diseñadores y firmas que han visto reconocido su trabajo en estos años. Un broche sentimental para la 70 ª edición de MBFWM.

El mar inspira a Villagrasa pero también a Lebor Gabala, que presenta una colección que bebe del movimiento hippy y la estética bohemia de la década de los 70. El Cantábrico es una potente referencia para la firma Eñaut, una de las gratas sorpresas de esta 24ª edición de 080 Barcelona Fashion junto a Marrakshi Life, Sonia Carrasco y Mans Concept Menswear. Eñaut, firma de Eñaut Barruetabeña, reinterpreta códigos de la vestimenta de los balleneros vascos. Su colección, para hombre, mezcla tejidos técnicos con otros más fluidos y da color a las prendas con una paleta muy contenida que se basa en los negros y los blancos que, a veces, permiten oleadas de granate.

La de Marrakshi Life ha sido un soplo de aire fresco. El movimiento de sus prendas, la gracilidad de los tejidos y la tranquilidad del color han causado una buena sensación. Ya cansa la intensidad del mensaje, la moda conceptual, el dramatismo estético. Lo hemos visto en pasarelas internacionales como París, la moda abraza el color y la alegría de vivir. Esta firma lleva a Barcelona las sensaciones del desierto escondidas en las costuras de monos decorados con aplicaciones de rama de palma, de camisas XXL agrandadas con seis telas de bufanda y con cuellos gigantes y su bata de laboratorio decorada con las dunas del Sáhara. Tonos tan veraniegos como el lavanda o los de los sorbetes, tan setenteros, aportan un plus de osadía a una propuesta que viste los movimientos del cuerpo.

La última jornada de desfiles se traslada junto al mar para presentar allí las propuestas de baño de firmas como Guillermina Baeza, Como un pez en el agua o Laura Vecino. Cierra el calendario Custo Barcelona que muestra en su ciudad la colección que presentó en Madrid en enero de 2019.