blog
Por, sdfasd 17/02/2022

Se vende ropa: 'apps' para vaciar o renovar tu armario

CLARA RODRÍGUEZ MIGUÉLEZ

Renovar el armario cada temporada es una tentación de la que pocas personas se libran pero, ¿qué hacer si hay mucho de lo que deshacerse y poco dinero para pagar 'fichajes' nuevos? Además, ¿es necesario consumir cuando realmente se posee ropa que ponerse? La preocupación no es nueva, y cabe revisar los hábitos de consumo y sostenibilidad, incluso, de estrenar modelito muy a menudo. Ante esto, Internet ha dado con una solución: comprar y vender ropa de segunda mano a través de distintas aplicaciones.

Su funcionamiento es simple. El que vende sube una fotografía del artículo con una breve descripción y pone un precio, y los interesados le envían un mensaje si quieren comprarlo. No obstante, hay variaciones. Aquí un breve resumen de las 'apps', desde las más convencionales hasta las más curiosas, para hacerse y deshacerse de ropa .

E-Bay

E-bay siempre ha sido una página pionera en la compraventa; nació en 1995, así que puede preciarse de su veteranía, pero dedica a la venta de moda únicamente una pestaña de todos los artículos que mueve su negocio y los artículos usados son tan solo una parte de esta sección.

Etiqueta el estado del artículo, nuevo o usado. Destaca su opción a la subasta electrónica, con la que los interesados pueden pujar por el ítem, además de las formas más convencionales del anuncio clasificado y el precio fijo del '¡cómpralo ya!'. Permite que el vendedor escoja el sistema de pagos, pero apuesta principalmente por Pay-Pal.

Wallapop

La aplicación por excelencia de la compraventa entre particulares. Le pasa un poco como a E-bay, no solo vende ropa, pero tiene una amplia base de usuarios y resulta fácil de usar, pues se sirve de la ubicación aproximada del dispositivo para mostrar compras y ventas cercanas al usuario. Ojo con el GPS, mejor dar pocos datos personales.

Un punto positivo para los que desconfían de transferencias es que a menudo puedes negociar el precio con el otro particular y hacer los pagos en mano, al estar en 'tu área'. ¿Lo malo? Las posibilidades específicas para el mundo de la moda son limitadas.

Chicfy

Se puso de moda gracias a una llamativa campaña de publicidad (el anuncio aquel de 'chic para ti, chic para mí...'), pero acaba de despedirse y parece que para siempre. Según anuncian en sus redes han pasado todo el contenido a Vinted. Así, explican a los usuarios cómo transferir tanto el armario como las valoraciones. Para ello se mantienen los datos, incluso el e-mail en el proceso de registro que se empleaba en Chicfy. Siguen animando a vender sin comisión y comprar en toda Europa. Eso sí, explican que el traslado sólo estará vigente hasta el 12 de noviembre.

Vinted

Dedicada a la compraventa de ropa e impulsada con el cierre de Chicfy, niega llevarse comisión por el servicio, pero pide la misma cantidad que su predecesora (5%+0,70€) en concepto de seguro. Tiene un amplio abanico de métodos de pago y envío. Para tramitar los paquetes se puede recurrir a Correos, Chronopost, DHL y Mondial Relay-Punto Pack. Y a la hora de hablar de números, se puede pagar vía PayPal, saldo Vinted o tarjeta bancaria. El saldo Vinted resulta cómodo porque está directamente relacionado con el dinero que ganas: puedes reutilizarlo para comprar en la aplicación o bien traducirlo en dinero contante y sonante en tu cuenta bancaria.

Además - y sobre todo- uno de los puntos fuertes de esta aplicación es que parcela contenidos en base a categorías agrupadas bajo moda para mujer, hombre o niños, lo que facilita encontrar lo que se busca, al estilo de lo que pueden tener muchas marcas en sus tiendas en línea.

Se suma un foro que hace las veces de tablón de anuncios y permite a los usuarios interactuar más allá de los comentarios respecto a un artículo concreto, pero no renuncia a las valoraciones para determinar la fiabilidad de los vendedores.

21 buttons

La dinámica de esta aplicación es más la de una red social. En este caso, el objetivo no es vender, si no publicitar. En esta 'app' te conviertes en una especie de modelo y tus fotos en un escaparate, y también es muy útil si sueles encapricharte de 'looks' en Pinterest o Instagram y eres de los que quieres saber dónde conseguir cada cosa.

Se trata de subir fotos con diferentes estilismos y etiquetar la procedencia de cada prenda, de modo que las imágenes redireccionan a cada marca y catálogo. Así, cuando alguien vaya en busca de esa falda con la que apareces o tal chaqueta, la aplicación registrará que han llegado a la página de la tienda a través de tu perfil y comenzarás a acumular un modesto saldo que es acumulable o reemborsable en efectivo a través de PayPal.

Pinkiz

Menos conocida que Vinted, pero sigue su mismo modelo de negocio ya que no cobran comisión por las ventas de ropa. Nos permite comprar y vender prendas nuevas y de segunda mano. Enfocada a la moda femenina, permite la identificación usando la cuenta de Facebook. Una vez dentro permite navegar por las diferentes categorías, usando los filtros existentes en la parte superior para encontrar la prenda deseada. A diferencia de Wallapop, se puede promocionar prendas sin comisiones, sólo cobrarán en caso de que se realice una venta (tampoco cobran por gestionar el envío de forma segura).

Cuando se realiza la compra podemos especificar el lugar donde deseamos que se haga la entrega, con la tranquilidad de que el pago se retiene en Pinkiz hasta que se compruebe que el material está en perfectas condiciones. Se pueden seguir categorías específicas, de forma que estarán siempre disponibles en el menú «armarios que sigo», donde también podremos ver pedidos, ventas, ganancias y artículos favoritos. Para vender una prenda sólo hay que rellenar un formulario con una o varias fotos de la misma, indicando el precio original de la misma y el precio de venta, así como la marca, la talla, el color y otros detalles que ayuden a destacarse dentro de la base de datos de productos ya existentes.

En su web destaca también la sección 'Looks', que permite a las usuarias ser 'influyentes' en el sector añadiendo pins, hablando sobre su armario y tendencias, ayudando así a promocionar sus prendas. Además, generan contenidos propios de tendencias, noticias y entrevistas a chicas con estilo y actrices, cantantes e 'influencers'. Cuentan con un chat para comunicar a su comunidad, lo que ayuda a transformarse en una red de 'e-commerce' práctica para las aficionadas al mundo de la moda.

Depop

Depop trabaja mediante plataformas de pago como PayPal o Stripe, pero una de sus marcas de identidad es el uso de hastags o etiquetas. Una simpática almohadilla al principio de la palabra clave y ¡listo! Mucho más fácil agrupar contenido ahora. El aspecto se asemeja mucho más a redes sociales con elementos como 'me gusta' o opción a 'seguir' a determinados usuarios.

Temas

modaTendencias