blog
Por, sdfasd 28/07/2022

Ryan Gosling: "Lo que te lleva a ser actor es querer desaparecer para convertirte en otra persona que no seas tú"

RYAN GOSLING : Simplemente sentía que mi tiempo estaba limitado y estaba deseando comenzar, ¿sabes?. Tampoco me gustaba el control arbitrario que la gente ejercía sobre mí.

GQ : Considero que la mayoría de los niños no se cuestionan esas cosas. Solamente las aceptan.

R. G. : Creo que mi madre fomentó eso. Tenía un profesor que, solo por el hecho de que me puse a bailar, pensó que eso era gracioso y empezó a hacer chistes en clase, y mi madre dijo: "Si alguna vez crees que te está faltando al respeto, te puedes marchar". Y eso es lo que hice un día. Le llamé y le dije: "Hey, me he marchado". También, un año en el que tomaba clases desde casa, me llegaron los materiales para el estudio y lo único que pude ver fue una pila de libros. Creo que me di cuenta de que había otras maneras de aprender. Podía quedarme en casa y ver 'El planeta de los simios' por la mañana y luego bajaba las escaleras y me ponía a dibujar mientras aprendía sobre alguna batalla histórica... Dibujaba mapas y escenarios y lograba conectar con ellos de una manera personal para mí. Eso me llevó a comprender que hay una manera alternativa para hacer todo.

Notas sobre la infancia de Ryan Gosling#2

Una tarde en la que todavía estaba en primer curso –fue criado en Cornwall, Ontario (Canadá), donde su padre y la mayoría de sus parientes masculinos trabajaban en la fábrica de papel local– Gosling vio en VHS 'Rambo: Acorralado', la brutal y primaria película de venganza protagonizada por Sylvester Stallone. Al día siguiente, metió en su mochila su kit de magia de Fisher-Price junto con un juego de cuchillos para cortar carne que sacó de la cocina de su casa. Con semejante equipaje se marchó al colegio, listo para poner en práctica las valiosas lecciones recién aprendidas.

Ryan Gosling:

R. G. : Puede ser que la viese demasiado joven –explica–. No era capaz de separar las dos realidades. No culpo a la película. Una parte de ser un niño en los 80 era no siempre ver estas películas en el cine, en un ámbito fuera de tu vida cotidiana. Las veías mientras te quedabas dormido en el sofá o las volvías a ver una y otra vez. Y las cintas VHS eran cosas tangibles para mí, se convertían en mis amigas. Así que conectaba con ellas de una manera muy personal.

Se puede asumir que llevar un set de cuchillos al colegio puede representar una manera inapropiada, aunque en el fondo inofensiva, de actuar. Pero cuando le pregunté a Gosling sobre lo que le pasaba por la cabeza aquella mañana, su respuesta deja claro que los límites entre realidad y ficción eran todavía precarios, incluso inestables en ese punto de su vida.

R. G. : Sentía que se cometían injusticias en el patio del recreo. Que había bullying o algo así –se ríe–. Ese es el sentimiento que recuerdo. Tenían lugar ciertas injusticias.