blog
Por, sdfasd 08/05/2022

Milán Fashion Week 2022 Hombres: el desfile de Prada

Milán Fashion Week 2022 Hombres: Prada. A veces se necesita un contexto. Prada como marca, y Miuccia Prada y Raf Simons como diseñadores, no son creativos que utilicen la autopista emocional para hablar con la gente. También hablan de emociones, por supuesto, pero a través de un filtro que es el de la racionalidad o el de la construcción de imágenes, de dioramas de ropa que comentan el estado de las cosas en el mundo.Milán Fashion Week 2022 Hombres: el desfile de Prada Milán Fashion Week 2022 Hombres: el desfile de Prada

El Milán Fashion Week 2022 Hombres FW22 es a todos los efectos una versión espejo, 10 años después, del que fue uno de los desfiles de ropa masculina de Prada más legendarios de todos los tiempos: FW12.

Pasará a la historia como "el desfile del poder", fue una especulación de Prada sobre el papel del hombre y la ridiculez de los códigos estéticos a través de los cuales se manifiesta el poder del hombre. Un retrato despiadado y sardónico y el deseable réquiem de un mundo polvoriento y rancio que no se dio cuenta de que ya estaba muerto.

Desfile-teatro y teatro-política: uno de los momentos más significativos de la moda reciente como lente para leer el mundo y proponer un reflejo capaz de distorsionarlo.

En Milán, Prada es algo entre un culto y una obsesión. Es un alarde urbano y nacional y para muchos en la industria, por afecto o nostalgia, asume el papel de maître à penser.

Milán Fashion Week 2022 Hombres: el desfile de Prada

Hace diez años, Tim Roth, Willem Dafoe, Gary Oldman, Adrien Brody y Jamie Bell desfilaron por la pasarela; hoy, Kyle MacLachlan abre el desfile; Thomas Brodie-Sangster, Asa Butterfield, Damson Idris, Tom Mercier, Jaden Michael, Louis Partridge, Ashton Sanders, Filippo Scotti y Jeff Goldblum lo cierran.

Si hace diez años la banda sonora era Memorial, de Michael Nyman, de la banda sonora de El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante, de Peter Greenway (que desgraciadamente, por motivos de derechos, no se puede escuchar en el vídeo de YouTube del espectáculo), hoy es Human League.

Si hace diez años el registro era de parodia, hoy es de alabanza. Si hace diez años el tema era el poder, hoy el tema es el trabajo, que, dice el comunicado, es "un componente vital de nuestro ser".

El trabajo como lo opuesto al poder y al privilegio, es decir, como instrumento democrático de afirmación, útil para la construcción ética del propio papel en el mundo.

Todos los looks presentados se basan en monos de trabajo, enteros o divididos, en cuero o seda, para elevar el papel también a través de la elección de materiales preciosos. El uniforme es un arquetipo sobre el que Prada y Simons llevan trabajando desde mucho antes de trabajar juntos como directores creativos de Prada, explorándolo como significante e intentando subvertir su significado clásico, que se sitúa entre el militarismo y la estandarización, para convertirlo en cambio en un espacio libre.

O como dijo Miuccia Prada durante una conversación en streaming posterior al desfile con Simons, convertir el uniforme en una herramienta que facilite la vida para que (y cito de memoria) "no tengamos que preocuparnos por nuestro aspecto, tengamos tiempo para hacer otra cosa, tengamos tiempo para pensar". Todas las prendas de la colección que no son los citados uniformes se convierten así en algo diferente a como estamos acostumbrados a percibirlas.

Los abrigos entallados y esculturales con pieles en las mangas y en el bajo, las cazadoras bomber con cinturones estrechos en la cintura, las gabardinas de cuero no son piezas de un rompecabezas, sino que, llevadas sobre el uniforme de trabajo, cobran protagonismo y existen como prendas que cuentan una historia sobre sí mismas, que se autodefinen. No son decorativos y no dicen nada más que ellos mismos. Cada uno, precisamente porque se lleva sobre el uniforme y por lo tanto no es necesario en sí mismo, aparece como una elección precisa.

Milán es una ciudad que ha construido su riqueza, su historia reciente y su relato en torno al valor de la laboriosidad y ha sido la ciudad de las fábricas y la industria. Miuccia Prada, incluso siendo de izquierdas, siempre ha mostrado fascinación y respeto por los trabajadores y trabajadoras. Sentimientos que ella y Raf Simons reiteran en este desfile, una vez más sin elegir el camino fácil del emocionalismo.