blog
Por, sdfasd 29/01/2022

La guía GQ para comprar ropa (de manera fácil y rápida)

Style HacksPara que no te quedes con las manos vacías o lleno de frustración al salir de compras. Las cosas pueden ser más fáciles, amigo.

Por Eduardo Limón

Comprar ropa para hombre es en algunas ocasiones un arte, en otras un deporte, a veces afición y en muchos más escenarios un asunto de tortura. Y es que ir de compras puede ser intimidante, además claro de un completo tabú para el género —a pesar de que esto ya se está tratando mejor durante el siglo XXI—. Sin embargo, no debemos desesperar. Sabemos que discernir entre una y otra prenda, al mismo tiempo que comprender este hábito como una inversión en muy diversos aspectos, no es cosa fácil.

Desde estar al día con las últimas tendencias hasta formar un criterio y estilo propios, ir a las tiendas, showrooms y boutiques se puede convertir en una aventura llena de frustraciones, incredulidades, malas decisiones, desesperación y el trago amargo de tal vez no haber hecho la mejor compra posible. Pero no más… para eso estamos aquí.

Si te has preguntado cómo comprar tu ropa, de qué forma desarrollar un buen sentido del estilo y cuáles podrían ser las mejores tácticas para comprar on line, éste es tu lugar. Toma asiento y ponte cómodo que estamos por decirte cómo lograrlo de manera rápida y sencilla para no sólo decorar tu guardarropa, sino para realmente tener QUÉ USAR.

Fit inmediato

Si las cosas no ajustan bien, no se ven bien. Ya sea un pantalón o una camisa para ir a la oficina, debe quedarte como si todo estuviera hecho a tu medida; cuando no se ven bien, acéptalo, terminas por no usar ninguna de tus prendas. Escoge en la tienda sólo lo que tiene potencial; limítate a tres piezas de una sola pasada por el departamento en el que te encuentres y entra al probador. Si las cosas hacen clic de inmediato frente al espejo llévatelas a casa; si no, no.

Conoce tu tipo de cuerpo

Y no compres a ciegas o sólo basándote en cómo se ven las prendas sobre un maniquí o en fotografías. Es decir, sólo adquiere ropa que te favorecerá y es acorde a tu fisonomía. En un marco general podemos decirte que si eres voluminoso necesitas líneas verticales, siluetas sencillas y gráficos pequeños. En caso contrario, usa rayas horizontales, piezas robustas y gráficos que impacten. Este fácil consejo te ahorrará muchos minutos frente a los anaqueles y racks. Conocer tu tipo de cuerpo cambiará definitivamente tu vida.

Sólo compra tendencias que se apeguen a tu estilo

Además de mantenerte al tanto en las tendencias —cosa que puedes hacer en GQ, claramante—, es reconocer cuál es tu estilo y tener siempre en mente qué existe ya en tu guardarropa. No tiene sentido comprar ropa si sólo puedes usarla una o dos veces antes de que pase de moda; mantenerse al día con la moda no significa salir corriendo a ciegas para comprarla, sino crear un juicio acerca de ella.

Aférrate a tus básicos

Para dar sentido y campo de acción al punto anterior necesitas también hacerte de un buen equipo base. Sí, por un lado necesitas de ropa para hombre moderna, pero también de un grupo de piezas más atemporales. Esto —aunque no lo creas— te mantendrá a la moda y te ayudará a identificar fácilmente cuando salgas de compras qué es lo que necesitas.Así, cuando necesites reemplazar un básico sabrás perfecto a qué has salido; cuando no, sabrás con rapidez a qué prendas clásicas puedes emparejar lo que buscas.

Tener una lista de variedad

Sumando la información de los dos consejos anteriores podemos decirte también que te será muy útil mantener un inventario —en tu memoria o, literal, en escrito— de qué prendas tienes ya contigo. Deja de acumular y comienza a comprar prendas útiles. No tienen por qué ser drásticamente diferentes unas de las otras, pero así sólo comprarás algo que realmente te haga falta y fácilmente podrás identificar cuando algo de verdad te guste.

Conoce bien tus marcas

Si conoces y confías en una marca en específico, literalmente puedes elegir cualquier cosa que desees en el tamaño correcto y salir de la tienda. No perderás tiempo midiendo la talla, analizando el costo y preguntándote por la calidad de la ropa. Incluso, podrías tener una armario cápsula con base en las etiquetas que ya te brindan seguridad y confianza.

Identifica un ícono de estilo para ti

Tener sentido del estilo significa desarrollar un gusto que una tu personalidad con tu tipo de cuerpo. Tan fácil como eso. Y para conseguirlo debes comenzar a seguir a tus iconos favoritos, ver qué se amolda de ellos contigo y apegarte a este canon cada que salgas de compras. Esto quitará severos minutos de tu itinerario en los centros comerciales.