blog
Por, sdfasd 29/10/2022

La terraza preferida de García Lorca en Barcelona

* El autor forma parte de la comunidad de lectores de La Vanguardia.

Cuando Artur Vilaseca se vio obligado a cerrar el Café del siglo XIX, con motivo de la urbanización de la Plaza de Catalunya, puso su vista en un local que quedaba libre en lo que sería la Plaza de Catalunya y el Paseo de Gracia.

Encargó al arquitecto Francesc Rogent la construcción, en 1895, de un gran café en el terreno nuevo que adquirió.

Rogent diseñó un edificio modernista, muy elegante, con grandes cristaleras para iluminar el interior, de planta baja y piso. Su aforo, sobre 1.500 personas, causaría estupor en nuestros días.

Estaba distribuido en planta baja que acogía el café-restaurante, junto con la escuela de billar, algo que en aquellos tiempos se ha puesto de moda entre la clase alta de la ciudad.

Pero el espacio más impresionante era el gran salón presidido por una espectacular claraboya de colores de la que colgaba una monumental araña con muchos picos de gas.

En el primer piso había 27 mesas de billar y un largo balcón que recorría todo el edificio y que permitía unas vistas magníficas a la plaza Catalunya, que como era lógico en aquel momento empezaba a sufrir grandes modificaciones.

El primer Hotel Colón

En 1897 tuvo lugar la inauguración y pronto arraigó como lugar de tertulias y reuniones. Pero, en 1902, pese a la gran acogida del local, sólo cinco años después de su apertura, fue derrocado para transformarlo en el primer Hotel Colón.

El Hotel Colón, que sustituía el antiguo Café Restaurante Colón, constaba de planta baja y dos pisos uno más que el anterior restaurante.

La terraza preferida de García Lorca en Barcelona

La fachada conservaba los grandes ventanales de la planta baja del antiguo café y destacaba por una cúpula bastante vistosa que presidía la esquina con Paseo de Gracia.

Fue inaugurado el mes de octubre de 1902. El hotel disponía de sesenta habitaciones.

Tenía un servicio propio de aparcamiento de carruajes"

Bien pronto consiguió un prestigio tanto o más grande que tuvo el antiguo Café, lo que aconsejó buscar nuevas soluciones, ya que el hotel se había quedado pequeño. Necesitó realizar una gran ampliación y una importante renovación de todos sus servicios.

Aunque se continuó aprovechando los grandes ventanales de la planta baja, se aumentó el número de habitaciones y servicios y la altura aumentó de 2 a 7 plantas.

La remodelación se hizo en dos fases con el objetivo de mantener en actividad continuada de los servicios. El aspecto exterior del hotel cambió del modernismo que tuvo el Café y el hotel en su primera época, a un estilo mucho más sobrio como era el novecentismo con el que fue acabado.

Los tertulianos

La terraza del Hotel Colón se hizo popular en seguida por la cantidad de tertulias que se celebraban y también por los tertulianos que acudían. Entre ellos, desde su llegada a Barcelona, Federico García Lorca fue un habitual.

Según fuentes de aquellos tiempos, otro de los habituales era Rómulo Bosch y Alsina, hombre de negocios, político, presidente de la Junta de Obras del Puerto de Barcelona y promotor del Muelle Bosch Alsina, hoy Moll de la Fusta.

Fue uno de los fundadores de las atracciones del Tibidabo y, por si no fuera poco, entre los meses de julio a diciembre de 1905, fue también alcalde de Barcelona. Murió asesinado de un tiro que, según algunos cronistas, fue efectuado en aquella terraza. Fue bisabuelo materno de Mercedes y Lorenzo Milá.

La primera emisora de radio

En la cúpula del hotel tuvo lugar el 14 de noviembre de 1924 la inauguración de la primera emisora de radio de España EAJ1 Radio Barcelona.

El hotel tuvo bastante relevancia al principio del golpe de estado, ya que en su interior se atrincheraron los militares que estaban a favor del golpe. Luego fue requisado por el PSUC y la UGT, tomándolo como Cuartel General de operaciones.

Una vez acabada la guerra civil, el hotel fue perdiendo prestigio y, en 1943, empezó su derribo.

En su lugar se construyó el edificio del Banco Español de Crédito. Pese a que durante este tiempo ha sufrido varios cambios de propiedad, sigue ocupando un sitio en la plaza Catalunya.

Lee también

El papel clave de Francesc Cambó para convertir un teatro en el Hotel Ritz de Barcelona

Jesús Fraiz Ordóñez

La historia del hotel de lujo de Barcelona precursor de los Uber en el siglo XIX

Jesús Fraiz Ordóñez
■ ¿CÓMO PUEDO PARTICIPAR EN LA COMUNIDAD DE LA VANGUARDIA?