blog
Por, sdfasd 25/08/2022

Antes los hombres usaban tacones y pelucas como signo de virilidad y poder

Si buscas cuadros del rey Luis XIV u obras que representen la nobleza del siglo XVII, seguramente te darás cuenta que los hombre salen usando tacones y pelucas. Esta gran diferencia con los tiempos modernos se debe a que, antes, estas vestimentas no eran consideradas solo ‘de mujeres’, sino que tenían un significado de virilidad y poder para los hombres.Antes los hombres usaban tacones y pelucas como signo de virilidad y poder Antes los hombres usaban tacones y pelucas como signo de virilidad y poder

Relacionadoarte¿Por qué Cristo es tan sensual en la Historia del Arte?

Hombres en tacones

Podemos rastrear los primeros tacones en hombres hasta Asia, donde tenían un uso más práctico que simbólico u estético. Por el siglo XVI, los tacones fueron una pieza clave para los persas y los otomanos en sus conquistas.

Estos ejércitos se caracterizaban por ser maestros del combate montando a caballo, y su calzado fue la razón por la que podían mantenerse estables en sus monturas mientras disparaban flechas al cabalgar.

Pero su uso militar rápidamente cambió cuando se resignificaron como indumentaria de la nobleza, sobre todo en la corte de Luis XIV. En el siglo XVII ahora eran característicos de las clases altas de Francia.

El tacón: símbolo del barroco

Para la clase alta europea, usar tacones literalmente significaba estar por arriba del resto de la población al separarlos del suelo que la muchedumbre pisaba. Sin embargo, el rey Luis XIV lo llevó a un extremo al usar tacones de hasta 10 centímetros. Quizás estaba compensando por su baja estatura.

Antes los hombres usaban tacones y pelucas como signo de virilidad y poder

Desde este momento los tacones eran incómodos, pero no importaba. El enfoque estaba en la estética, y la corriente artística del momento era el barroco: lo rebosante, lo exagerado, lo detallado.

RelacionadoartePor qué los hombres se esconden la mano en las pinturas y fotografías

Hablamos de vestidos y faldas bordadas de oro, detalles en todas partes, pelucas exuberantes, nada podía quedar vacío. En esta época también las mujeres empezaron a usar tacones gracias a que la tendencia era imitar la moda de los hombres.

Al llegar la Ilustración el enfoque cambió: tanto hombres como mujeres los abandonaron por lo poco prácticos que eran. Después de todo, este periodo histórico se caracterizó por lo racional y lo utilitario y pues, aunque sean bellos, los tacones son muy poco útiles.

¿Meramente femeninos?

La prenda no volvió a hacer su aparición durante mucho tiempo hasta la invención de la fotografía, pero por un motivo más pervertido.

Poder capturar imágenes con mayor fidelidad permitió la reinvención de un ‘mercado’ que al día de hoy sigue siendo uno de los más grandes: la pornografía. Los dibujos y caricaturas se reemplazaron con imágenes de alta calidad para ese entonces.

En esta nueva modalidad, las modelos imitaban posturas de desnudos clásicos con tacones modernos, y de aquí nace la correlación de los tacones con lo erótico y, desafortunadamente, con la mujer.

Aunque en el presente esto va cambiando. Recientemente se empezó a apoyar el estandarte de ‘la ropa no tiene género’ y bajo este ideal se están rompiendo estigmas de moda que se traen desde el siglo pasado.

La exageración del barroco parece regresar de una forma reinventada con la excentricidad de la cultura drag, y son las mismas Drag Queens quienes nuevamente están introduciendo la prenda al armario masculino.

Su reincorporación como un accesorio para hombres y mujeres aún parece estar lejano, solo pido que resuelvan su mayor problema: han pasado cientos de años y siguen siendo tan incómodos como en sus inicios.

*Con imágenes de: Animal MX, Arre caballo!, Campus Stellae, MOR.BO