blog
Por, sdfasd 20/09/2022

4 fragancias clásicas de hombre que gustan por igual a boomers y a millennials

¿Por qué un perfume que se lanzó al mercado en pesetas y se diseñó para los gustos olfativos de los 80 y 90 es capaz de seducir con idéntica pasión a la generación Bizum? ¿Cómo es posible que los fans de Bad Bunny utilicen la misma fragancia que los de Radio Futura? ¿Por qué un ingrediente tradicional de la perfumería masculina, como la lavanda, deja de ser considerado viejuno para convertirse en el paradigma de la modernidad? En definitiva, ¿qué debe tener una composición olfativa para superar la brecha generacional y alcanzar el estatus de clásico atemporal?

Para intentar dar respuesta a estas preguntas, hemos hablado con Daniel Figuero, Fragance Ambassador de Dior, licenciado en Psicología y autor del libro Contraperfume, y esto es lo que nos ha dicho: “A diferencia de la industria textil, en la que las modas se suceden casi sin solución de continuidad, las tendencias olfativas duran, aproximadamente, una década. Las modas son efímeras y algo que gustaba mucho en un momento determinado, con el paso de los años, empieza a ser percibido como caduco o casposo y nada representativo de su tiempo. Eso sí, cuanto te identificas mucho con una fragancia y te sientes cómodo con ella, acabas convirtiéndola en tu firma personal”.

Por eso, son escasas las esencias capaces de sobrevivir a su propia época. Hay que tener en cuenta que cada año se lanzan alrededor de 2000 nuevas fragancias en todo el mundo (casi 200 solo en España) y que son muy pocas las que triunfan y consiguen mantenerse a la venta. El resto se discontinúan, es decir, se dejan de producir. Entonces, ¿cuál es el secreto para que los perfumes clásicos tengan un recorrido largo y atrapen por igual a padres y a hijos? Daniel arroja algo de luz: “primero, porque en su momento fueron rompedores y/o visionarios y, segundo, porque en lo relativo a la perfumería hay un componente emocional muy importante”. Y es que, cuando la gente joven huele una creación que tiene 20 o 30 años y que es la que usaba su padre o su abuelo, una sensación agradable, reconfortante y con un puntito de nostalgia despierta en su interior.

4 fragancias clásicas de hombre que gustan por igual a boomers y a millennials

Como nos cuenta Daniel, “en los 80 se llevaban las esencias voluminosas, densas, opulentas y potentes, muy orientales y con mucho cuero. Pero luego llegaron los 90, que, olfativamente hablando, fueron justo lo contrario: primaba un minimalismo que incorporaba ese olor a limpio de camiseta blanca y lavandería típico de la escuela americana. Hoy, estamos en una tendencia olfativa más golosa y las fragancias de los 80 y 90 se recuperan bien por su faceta más limpia o bien por la más ostentosa”.

La perfumería es como la música: un lenguaje invisible que la inmensa mayoría entiende, pero que muy pocos hablan. De ahí que tanto las composiciones olfativas como las musicales se elaboren a partir de notas y acordes. Te traemos cuatro perfumes clásicos que, año tras año, se mantienen en los puestos de honor de los más vendidos, y que gustan por igual a rockeros old school y a reguetoneros de nuevo cuño.